lunes, 7 de enero de 2013

LAS METAS: COMO DEFINIRLAS



El tema de las metas personales o empresariales siempre se convierten en una discusión sobre su funcionalidad. Para algunos funcionan pero para otros no, por ello no las fijan.

Sin embargo es bueno apartarnos un poco de las teorías en administración que hablan sobre ello y enfocarnos en lo que los educadores entienden por metas.

Y, bien, por ello este artículo se hizo basado en lo que algunos educadores consultados nos indicaron sobre la forma en como ellos ven las metas.

Desde un punto de vista práctico las metas son propósitos. Es decir, un alumno o un educador se fijan propósitos para un periodo de tiempo determinado y esto les ayuda a ejecutar las tareas programadas.

Sin embargo el meollo del asunto es cómo definir una meta; y ahí, nuevamente un educador nos puede dar una respuesta.

Para un educador las metas se componen de dos partes, la primera fija un valor cuantificable; ya que las metas deben ser medidas de alguna forma. Y en segundo lugar la meta debe dejarnos implícito la forma en cómo ese valor se puede llegar a cumplir.

Los ejemplos nos pueden ilustrar mejor este tema, veamos varios.


1)     Un alumno se fijo la meta de ser el estudiante número uno de su grupo, sin embargo era débil en la asignatura de física matemática.  Resultado final, no pudo ser el mejor y se frustro.
2)     Otro alumno se fijo la meta de pasar el examen de ortografía con un 90%, sin embargo nunca se programo la forma en cómo estudiaría. Resultado final: un 55%.
3)     Un educador se fijo la meta de enseñar sobre robótica a sus alumnos, sin embargo cuando salio a buscar quien le ayudará con los implementos para el curso se topo con que nadie le ayudo.  Resultado: genero gran expectativa en sus alumnos, para luego “desinflarlos”.

En estos tres casos podemos ver los dos componentes de la meta.

En primer lugar se debe fijar un valor numérico para medir su grado de alcance, pero a la vez se debe establecer la factibilidad de lograrlo. De lo contrario se puede llegar a frustrar a las personas.

En el ámbito empresarial podemos ver ejemplos similares a los anteriores. Veamos estos ejemplos:

1)     Un Gerente de Ventas puso la meta de un incremento de un 40% en las ventas, sin embargo el producto estrella que ellos producen es de muy baja calidad. Esta meta va a ser difícil cumplirla.
2)     Una organización decidió impulsar la venta de un producto tecnológico con precio superior a los $500 la unidad. La meta fue colocar 15 unidades por mes. Así se les dijo a los vendedores.  Lo que ellos no sabían es que el presupuesto de compras solo daba para adquirir 5 mensuales.  Resultado final: vendedores frustrados y clientes molestos.

En conclusión,

1)     Al fijar metas sea realista. No sobrevalore los números, si en realidad no tiene claro COMO se va a lograr cumplirlo.
2)     Fije metas conociendo su organización y sus Colaboradores.
3)     Evite metas altas, ya que generan mucha presión.
4)     Tenga la capacidad de analizar cuándo una meta se debe cambiar con el fin de enrumbar los esfuerzos de todos.

Saludos a todos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus aportaciones